Hay emociones, las emociones que nosotros tenemos, sesgan nuestra decisión, cuando nosotros tenemos emociones muy positivas tendemos a tomar decisiones muy positivas o muy arrebatadas, ¿cuánto tiempo te tomaría considerar comprar una casa? Tal vez un tiempo considerable, meses o años. Si tú de la noche a la mañana tienes la liquidez completa para comprarla, es altamente probable que no te tomará tiempo comprarla. 

Recuerda esta frase: “No se toman decisiones permanentes bajo emociones temporales”. 

Tienes que reconocer que existe el sesgo cognitivo:Esos espacios dentro de tu mente que tú ignoras por tu propia historia de vida, es importante que sepas a cuál es el sesgo que seas más tendiente. ¿Uno negativo o positivo o equilibrado? ¿Cuáles son las emociones que reinan en cada uno de estos extremos? En el negativo reina el miedo, y el positivo la soberbia. 

¿Qué es el miedo? Es la emoción que te cuida de un peligro futuro, viene de una experiencia pasada o ver a alguien cercano tener una situación complicada. Para regresar al centro debes identificar: ¿cuál es el escenario en el futuro que puede ser peligroso para mí?. 

Si tú vives en un sesgo positivo y crees que no pasa nada, lo que realmente ocurre es la soberbia, porque viene de una falta de autoestima, de sentir que no eres lo suficientemente bueno y como te duele reconocer esto, lo tapas con una imagen de “todo es perfecto todo el tiempo”. Estas personas que suelen ver siempre todo positivo, son personas que tienden a la depresión. 

Date cuenta que vas a estar bien, no desde el ignorar que hay algo, sino desde reconocer que hay algo. Viene del “estoy en paz y sino encontrar la forma de que así sea”.