Es muy importante hablar de este tema porque me he dado cuenta que suele ser de los problemas más grandes para que emocionalmente estés bien y si tu no estás bien, tu relación de pareja tampoco lo estará, porque tu relación es una suma de lo que ocurre entre ustedes dos. Paradójicamente cuando tienes apego a alguien o a alguna característica, en lugar de que generes que esa persona tenga más ganas de estar contigo, harás que tenga menos ganas, porque se siente asfixiada y comenzará a moverse en otra dirección.

Pueden existir cuatro tipos de apego:

    1. Apego emocional: El más común, en éste tus emociones dependen de las de la otra persona. Es decir, si tu novio o novia se siente bien, tú te sientes bien, pero si se siente mal, tú te sientes mal. O sus acciones mueven tus emociones, por ejemplo, quizá tuviste el mejor día de tu vida y llegas a ver a esta persona, y se siente muy mal, ¿qué pasa contigo? ¿tú logras que se sientan bien los dos o te sientes mal o llegas a un punto donde se reequilibran las cosas? Si en la mayoría de los escenarios tus emociones se mueven por completo al mismo tiempo que las de la otra persona, se puede hablar de un apego emocional.

    2. Apego económico:  Desafortunadamente este tipo de apego le pasa más a las mujeres, pues es un problema social del cual todas y todos somos responsables. Es muy común que un hombre machista tenga un discurso como: “si yo tengo dinero, tú debes estar feliz de que no tienes que trabajar y yo te daré el dinero”. Pero esa forma te hace dependiente y apegada a él, porque si él desaparece de un día a otro, te deja en la calle. Esta situación se vuelve una herramienta de manipulación muy fuerte, porque se necesita a esa persona más allá de las emociones y la relación, se necesita al otro para sobrevivir.

    3. Apego intelectual: Es más raro, éste sucede cuando tienes baja autoestima y no tienes la seguridad de hacer las cosas por ti misma/o, de modo que acudes a determinada persona para que te resuelva los problemas. Puede ser en una empresa, en tu trabajo y no tengas confianza en tu habilidad. Llega un punto en el que ni siquiera puedes tomar una decisión de crisis hasta que la otra persona te resuelve el problema. Esto suele suceder en alguien con poca experiencia, si ya tienes experiencia y esto te pasa, tienes un problema fuerte de autoestima.

    4. Apego físico:Suele ser común porque el cuerpo produce sustancias y éstas pueden ser adictivas, es decir, cada cosa, actividad, persona que nos dé placer y que nos libere neurotransmisores promoverá que quieras más de ello; una de ellas es el cuerpo, las relaciones sexuales, el contacto físico. Por ejemplo, hay una persona que sólo buscas cuando quieres tener relaciones sexuales, y una vez que las tienes te sientes algo culpable, y te arrepientes, pero al final vuelves a buscarle sólo por las relaciones sexuales, de modo que se trata de un apego físico.
Cualquiera de estos cuatro tipos de apego te va a echar a perder la vida, tus emociones y el tipo de relación que puedas tener con la otra persona. Esto no funciona para una relación estable y duradera. La ventaja es que le puedes dar la vuelta, si ya tienes una relación de apego, al menos tienes algo que te mantiene con esa persona, si bien no es la mejor posición. La mejor forma es aprender a negociar.