¿Qué es procrastinar?

Es cuando dejas las tareas que son importantes para el día siguiente. Lo realmente importante de esto es que después de aplazar las tareas te genera un sentimiento de CULPA, porque crees que terminas tu día sin hacer las cosas que son realmente relevantes, tú sabes que tenías la oportunidad de haberlas realizado, pero llenaste tu espacio con otras tareas en lugar de lo realmente importante.

Por ejemplo, quizá debías redactar tu tesis, pero estás agregando canciones a la lista de reproducción de Spotify o tienes que realizar un trabajo muy importante, pero estás trapeando tu casa. 

Haces tareas pequeñas, sencillas e inútiles, pero las que son realmente importantes las aplazas para después, esto es lo que genera el problema con la procrastinación. 

La procrastinación suele ocurrir porque la tarea grande e importante se asocia al miedo, de modo que tu mente, inconscientemente busca cuidarte de una sensación negativa. Por ejemplo con respecto a la tesis, si has presentado la tesis diez veces y tu coordinador te la sigue regresando, en el fondo se crea un miedo de “no soy lo suficientemente bueno”, de modo que aplazas el arreglo de este problema; también se puede relacionar que esta tarea no es lo suficientemente motivante y enriquecedora en tu vida por lo que no desplaza a las demás tareas de tu vida.

Hay tres razones por los que procrastinas:

  1. Te genera culpa.
  2. No es lo suficientemente importante o grande.
  3. Es demasiada pequeña para competir con las otras cosas.

Con respecto al tercer punto, por ejemplo, tienes que hacer un artículo de 250 palabras, como sabes que sólo te tomará 20 minutos, lo aplazas hasta el último momento por ser tan pequeño; es decir, cuando es muy grande lo empujas y también cuando es muy pequeño.

A veces pensamos que procrastinar está asociado con la tarea, pero procrastinar realmente está asociado con las emociones que están alrededor de la tarea: te abruma, es muy sencillo o tiene emociones negativas. 

Si tú eres una persona que está procrastinando, te invito a escribir en una hojas las actividades que tienes que realizar y reflexiones en cuál de los tres puntos entran. 

En el momento en el que eres consciente de qué es lo que está pasando con tu procrastinación es cuando pierde el control sobre ti y lo puedes realizar. Te recomiendo escoger la tarea que te genere esta procrastinación, agregarla en tu calendario, cuestionarte cuándo es el mejor momento del día para realizarla, recuerda que en las primera horas del día que es cuando tienes tu energía completamente fresca. Las tareas más difíciles es importante realizarlas al inicio del día y las más sencillas al finalizar el día porque son las que haces en modo automático, pero lo pesado se hace al inicio del día. 

Haz el compromiso contigo misma/o de que cada vez que hagas esto es porque realmente se tiene que realizar, que tu agenda sea el compromiso para poder cubrir la responsabilidad al principio del día de modo que evites la procrastinación. 

Para otros, el problema de procrastinación viene asociado con miedos al desempeño, y estos se resuelven con una Reprogramación Mental, pues es un proceso más profundo, yo tengo un curso llamado Reprograma Tu Mente; se trata de identificar cuál es la creencia que genera el miedo, esta sensación y después ver cuál creencia debes instalar encima de ese miedo. Es un curso bastante estudiado, sólo tienes que trabajarlo durante 15 minutos al día. ¡Te invito a conocerlo!