1. Tú eres el custodio: No le tienes que pedir permiso a nadie para utilizar el recurso que es tuyo, con el dinero tradicional sí, porque está guardado en un banco y éste tiene la facultad de decidir si te da o no el dinero. Con las criptomonedas tú guardas el dinero y nadie puede impedir que hagas movimientos.

2. Pagas menos comisiones: Observa tu banca electrónica, por todos los movimientos que haces se te cobra una comisión y muchas veces no son tan pequeñas como se desea. En cambio con las criptomonedas es infinitamente más barato de lo que le pagas a las instituciones, porque no hay humanos involucrados en el proceso, sino computadoras. Depende de una infraestructura. 

3. Es mucho más rápido: En estos momentos los sistemas de criptomonedas no aguantan la misma velocidad de transacciones que Visa o Mastercard. Pero hay otro tipo de monedas que le da más velocidad a la red, la tecnología ya existe. 

Puedes generar utilidades de la moneda: Si tú crees en todos los beneficios e inviertes, tienes paciencia, la moneda va a aumentar de valor. En los últimos 10 años Bitcoin ha sido la mejor inversión del mundo, aún con sus caída y durante los próximos 10 años lo seguirá siendo.

Invierte en criptomonedas, edúcate de la industria. 

La industria puede ayudar a la humanidad.